5 Claves Para Un Cierre De Ventas

Sabemos que un cierre de ventas puede depender de muchos factores, además que un buen cierre puede hacer que te recomienden, que tengas futuros cierres con el mismo cliente etc. Es por eso que hoy te traemos 5 claves para tener el mejor cierre de ventas.

1. Cierre directo
Es el cierre más común y sencillo por decirlo en pocas palabras. Tan fácil como lanzar una pregunta directa a tu cliente potencial. Una pregunta clave y con un poder directo cuya respuesta hará que se cierre de manera adecuada o no. Tiene que ver con la presión y poner las cartas sobre la mesa. Por ejemplo: ¿A qué dirección mandamos el producto? O ¿A qué nombre queda la póliza de su seguro?


2. Cierre tipo amarre
Ubicamos una pregunta al final o al principio de la frase para lograr una motivación que sea tomada como estímulo positivo. Pueden ser simples reforzadores como no cree usted, es cierto qué, si, no, verdad, no es así, etc. Por ejemplo: ¿Verdad que lo mejor es vivir en su casa propia?

3. Método plan de acción
Otro tipo de presión social inconsciente, en este se le indica al comprador potencial cual es el proceso a seguir, entonces el cliente se dará cuenta ya sea por error o a propósito que ya está realizando un trámite y que le beneficiará al instante.

4. Cierre de Benjamín Franklin
Uno de los cierres más efectivo comprobado por diversos expertos. En este cierre pones un poco más de esfuerzo y atención al cliente, le escribes al prospecto una lista de razones positivas por las cuales el o la clienta deben comprar tu producto o servicio. Le puedes pedir que haga una lista también en la cual escriba que no comprar y si eres capaz de contrarrestar estos puntos, tienes al cliente del otro lado.

5. El cierre imaginario
Uno de los cierres más ingeniosos, ya que logra que tu cliente potencial toma la decisión de compra a través de tu manipulación de la información. El punto principal de este cierre que es introduzcas a tu cliente a un imaginario hasta que se haga real a través de diversas preguntas, por ejemplo: En caso de adquirir este producto ¿lo usaría con su esposa? ¿Se llevaría este auto nuevo en sus próximas vacaciones con sus hijos e hijas?

A pesar de estas preguntas, el o la clienta no se sienten presionadas, debido a que a nivel inconsciente ya se va haciendo la idea de tu producto o servicio en sus manos.